Noticias

Las herramientas y tecnologías de fabricación digital han supuesto un cambio en la manera en que producimos en Chile y el mundo. Procesos que antes requerían múltiples pasos y personas involucradas para fabricar un objeto, hoy se han simplificado a través de la incorporación de la tecnología. Ahora una persona en su casa puede, descargar, imprimir en 3D y utilizar un objeto en tan solo un par horas. 

La fabricación digital de a poco se fue convirtiendo en una opción de producción eficiente y real en el mundo y es algo que no se demoró en llegar a Chile. Hace un tiempo se viene constituyendo oficialmente la Red Chilena de Fab Labs (Laboratorios de Fabricación Digital). La red nace en primer lugar por  iniciativa de las personas que actualmente la conforman, quienes tuvieron la motivación de querer sumarse en una comunidad representativa de tecnologías de fabricación digital en Chile.

Los Fab Labs son plataformas creativas que proveen acceso a nuevos medios de producción para fomentar la experimentación, investigación e innovación en los territorios donde se posicionan. Las tecnologías de Fabricación Digital otorgan a los Fab Labs la posibilidad de impulsar nuevos modelos productivos distribuidos, dotando de infraestructura tecnológica local, mientras el conocimiento es compartido globalmente. Dentro de ellos se conforman comunidades colaborativas y transdisciplinarias que fomentan nuevas prácticas entorno al hacer y aprender, materializando proyectos de toda naturaleza, y con impacto social y ambiental. Hoy la red mundial la conforman más de 2000 laboratorios. Estos laboratorios nacieron como un proyecto de difusión del MIT (Massachusetts Institute of Technology) a principios del 2000. Desde entonces se han replicado Fab Labs por todo el mundo y en los últimos años el crecimiento ha sido exponencial. Hoy se pueden encontrar Fab Labs en los 5 continentes .  

Hace un año, un grupo de integrantes de los Laboratorios de Fabricación Digital de Chile, se agruparon y reactivaron la Red Chilena de Fablabs con el objetivo de desarrollar de forma conjunta, proyectos de alto impacto regional y local y vincularse con la Red Latinoamericana de Fab Labs y la Red Global.

Actualmente, la Red Chilena está conformada por 16 Laboratorios de diversas naturalezas pero muy complementarios. Este año están enfocados en construir un proyecto común, una sola identidad, donde las capacidades y aprendizajes de cada laboratorio sean relevantes.

La Red Chilena de Fab Labs es la integración y articulación de laboratorios de fabricación digital Fab Labs a lo largo de todo el país, que busca principalmente representar en la sociedad y el sector educación – industria, el uso y buenas prácticas de esta nueva cultura del hacer, además de lograr proyectos inter-fab labs que demuestren el principio de colaboración y contribución en comunidad.

La mayoría de los Fab Labs están en la Región Metropolitana, pero también están los del norte en Atacama, pasando por Viña del Mar y Valparaíso hasta llegar al sur por Olmué, Temuco y hasta Puerto Williams, el Fab Lab más Austral del mundo.

Dentro de un Fab Lab podemos encontrar al equipo Fab encargado del desarrollo gestión e investigación en el laboratorio, como también alumnos, emprendedores, creadores, productores, empresarios, etc. Todos pueden ser parte de un Fab Lab. El concepto es democratizar el acceso a las nuevas tecnologías de la Industria 4.0. Todos los Fab Labs cuentan con tecnologías similares lo que permite que puedan compartir procesos de fabricación digital, elaborar proyectos de manera conjunta, impartir clases a nivel global y colaborar en actividades de investigación y desarrollo.

Hoy la Red Chilena de Fab Labs se está re-articulando, para promover el trabajo de los diferentes Fab Labs que la componen. Esta rearticulación se realizará mediante un trabajo colaborativo basado en grupos de trabajo, en donde se enfocará en la difusión y construcción de la identidad de la Red, en una primera instancia. 

En medio de la crisis multidimensional que se encuentra Chile, que exige profundas transformaciones como país, La Red Chilena, está llamada a ser un actor relevante en este proceso creativo, integrando la visión de futuro que emerge desde la práctica Fab Lab. Como explica la Red en su manifiesto, hoy tienen la oportunidad de proyectar nuevos modelos socioeconómicos, basados en lógicas solidarias y sustentables, para poder transitar hacia un mayor bienestar social y ambiental.

Hoy los Fab Labs han demostrado la importancia de generar una mayor economía productiva en sus países, estimulando y articulando un ecosistema de desarrolladores, emprendedores y productores de toda escala. Esto permitirá a la Red transitar de un modelo de crecimiento a un sistema de desarrollo.Como Red reconocen la importancia de crear nuevas plataformas y espacios de creación digital para la activación de ecosistemas basados en recursos naturales, personas y tecnologías digitales.

En el manifiesto de la Red, se define el propósito que buscan como Red Chilena de Fab Labs, este es, posicionar el modelo Fab Lab en Chile, consolidándose como un gran ecosistema creativo que convoca y pone en evidencia el impacto de estas nuevas formas de hacer, pensar y relacionarse, para proyectar un mejor futuro.

Vaneza Caycho, Fab Manager del Fab Lab UAI, del Design Lab, explica que actualmente la Red Chilena se encuentra fortaleciendo sus 4 áreas de desarrollo: Identidad, Comunicación, vinculación e investigación. “Todos los integrantes participan libremente en cualquiera de estas 4 áreas, nos reunimos cada semana para debatir y discutir los lineamientos y enfoque 2020-2021. Hace unas semanas lanzamos la red chilena de Fab Labs en el marco del FABXLIVE, la conferencia internacional de Fab Labs organizada por Fab Foundation y dimos a conocer al mundo el contexto local en que nos venimos desarrollando”- Comenta Vaneza.

Macarena Valenzuela, coordinadora de ProteinLab UTEM, perteneciente a la red chilena y mundial de Fab Labs reconocido y certificado por Fab Foundation, indica que las principal

es proyecciones de la Red Chilena, son las de vinculación concreta y permanente con el ecosistema de innovación nacional, es decir con la industria, academia, gobierno, ciudadanos. Se avecinan desafíos importantes y la Red, al igual que los laboratorios que la componen, quiere participar en «mesas de discusión y decisión» para deliberar cómo se abordarán las diferentes temáticas post pandemia, incentivando el diseño y fabricación distribuida, al igual que la experiencia y conocimientos de cada laboratorio.

“Creo que si algo nos ha enseñado la pandemia es que son tiempos de articulación y colaboración. El “sálvese quien pueda” quedó obsoleto. Y esto no solo aplica a la actual crisis sanitaria, es extrapolable a la crisis social, económica y productiva que estamos viviendo, al igual que al profundo cuestionamiento sobre las bases que modelan nuestro país y finalmente a nosotros mismos.”- Señala Danisa Petric, Directora Fab Lab Universidad de Chile.– “La pandemia nos impulsó a generar experiencias fundadas en un cambio radical de cultura, desde un modo de pensar y operar individualista a nuevas relaciones basadas en la cooperación y en la construcción de un bien común.” 

Danisa explica cómo a través de la aplicación de nuevos modelos productivos como el Diseño de Código Abierto y la Manufactura Distribuida, se ha vivido una breve pero profunda ilusión de cambio. Cuenta cómo en poco tiempo Chile pasó de ser considerado un país extremadamente dependiente de la producción mundial, a un ecosistema local emergente de desarrollo y fabricación de productos que responden a necesidades propias, en donde lo que se importa y exporta no son átomos, materia, productos, sino bits, información, conocimiento.

En cuanto a la participación de las universidades en esta Red, Macarena Valenzuela nos cuenta que ProteinLab UTEM, como Fab Lab perteneciente a la Universidad Tecnológica Metropolitana, está participando activamente en el grupo coordinador de la Red, mediante generación de contenidos, presencia en reuniones, difusión. Además de participar en el grupo de construcción de la Identidad. 

Macarena nos explica el importante rol que tienen las universidades dentro de esta Red, “La mayoría de los Fab Labs que componen la Red son parte de alguna Universidad o colegio, por ende tienen una participación activa en el desarrollo de la Red, promoviendo conocimientos e instancias de participación. Un aporte importante es la gestión de la Academia en proyectos de alto impacto que vinculen a sus Fab Labs, reconociendo la importancia de estos laboratorios como promotores de nuevos conocimientos y vinculación con el medio”. 

Como dice Danisa, “Las universidades son plataformas y puntos de encuentro para repensar, proyectar y construir futuro. Las Universidades se constituyen como espacios de reflexión y acción, entornos creativos impulsados por la épica de abordar los desafíos más complejos, instalando nuevas formas de hacer y pensar. Este es justamente el entorno estimulante que necesita la red de Fab Labs para esplendor, donde experimentar, especular, iterar, e incluso fallar, se vuelve valioso para el proceso”. Además explica que los Fab Labs, cómo nodos que habitan en la Academia, deben convertirse en una delgada piel que conecta a las personas y el conocimiento generado dentro de ellas, con el medio. De esta manera la red puede aportar en diluir los bordes de las propias instituciones, conectando y ampliando su rol dentro de la sociedad.

Las entidades educativas son un pilar de soporte académico y de investigación para consolidar esta red de laboratorios. “En muchos países de otros continentes como la red Europea de Fab Labs, Asia Fab Lab Network, o la red Arabe de Fab Labs, la academia ha sido el pilar de sostenimiento en el tiempo, ha permitido brindar recursos importantes para el fortalecimiento de una red, desde su infraestructura, mentores docentes especializados, Fab Managers, soporte institucional y alumnos en formación, ya que sin esos esfuerzos integrales la red no podría contar con el alcance y potencial que tiene. Creo que una red es el tejido fortalecido a base de su composición y el componente más fuerte es la academia. Por ello muchos Fab Labs nacen dentro de una institución educativa cumpliendo el mismo rol de formación como ADN principal”- Comenta Vaneza, compartiendo su experiencia como miembro del Fab Foundation.

Por último, la Red Chilena de Fab Labs tiene muy buenas noticias en cuanto a lo que avecina en el futuro cercano. Grandes desafíos relacionados a la innovación social y al desarrollo de nuestro país. 

“Creo que el desafío venidero de esta red, está en instalar nuevas prácticas y nuevas maneras de relacionarnos, con un futuro más sustentable y más sostenible, nos podrían impulsar a transitar desde un modelo de crecimiento a un sistema complejo y diverso de desarrollo, más centrado en las personas, en los ecosistemas y en la apertura del conocimiento”- Comenta Danisa. “Para esto, debemos repensar el ecosistema de innovación y educación, a partir de los principios, imaginarios y anhelos que nos mueven como sociedad. Las capacidades las tenemos, ya lo sabemos”.